Ir al contenido ↓

Desarrollo Sostenible

Playa de Montijo

Municipio: Chipiona

Accesos:

Desde la carretera A-480, tomando la primera de las siete rotondas existentes en dirección a Chipiona, tomar la desviación a la derecha por el Camino de la Reyerta, límite del Término Municipal y acceso a la playa por su extremo derecho.

Descripción:

Uno de los muros del corral de pesca de Montijo divide en dos esta playa, a la altura de la Punta de Montijo. La playa, alejada del municipio se extiende en un entorno agrícola, con algunas urbanizaciones cuyos habitantes constituyen los principales usuarios de la misma. En su extremo suroeste, presenta una pequeña cala rodeada de escollera y protegida por el corral, que aún con fondo rocoso, mantiene unas aguas tranquilas para el baño.

Frente a la escollera de rocas que protege la playa, un área de arena se extiende adaptándose a la forma esquinada de la costa. Al frente en el mar, los muros del corral de pesca invaden las aguas y moldean el paisaje.

Origen: Depósito de arenas de origen fluvial (aporte de sedimentos por el río Guadalquivir), eólico (vientos de poniente y levante) y marino.

Longitud: 1.300 m

Composición de áridos: Arena media (0,5 mm - 1 mm) con conchas.

Condiciones de baño: Aguas tranquilas.

Tipo de playa: Seminatural

Grado de Estabilidad y conservación: Regresiva con alteración de sus valores naturales.

Clasificación: Confinada, limitada por un espigón y un saliente hacía el mar del talud presente en la trasera de la playa.

Fondos: Arenoso con piedras y conchas.

Usos: Sin información relevante.

Fauna: Aves: Láridos, estérnidos y limícolas.

Flora: • Especies más caractristicas de sistemas dunares primarios: barrón (Ammophila arenaria), la grama de mar (Elymus farctus), la oruga de mar (Cakile maritima), el cardo marino (Eryngium maritimum) y la azucena de mar (Pamcratium maritimum). • En las dunas secundarias: además de las anteriores se encuentran especies habituales de zonas arenosas formadas por dunas fijas; cuernecillo marino (Lotus creticus), la viborera (Echium plantagineum), la gramínea Vulpia alopecuros, y la retama blanca (Retama monosperma), que se constituye formando bosquetes y ejemplares dispersos, sobre todo conforme nos vamos acercando a la Punta de Montijo

Protección:

Reserva de Pesca de la desembocadura del río Guadalquivir (Zona B).

Zona de cría de juveniles de peces y de crustáceos decápodos, los cuales constituyen el objeto de las principales pesquerías del Golfo de Cádiz. Declarada por parte de la Consejería de Agricultura y Pesca de la Junta de Andalucía en 2004. Está sujeta a una serie de restricciones y prohibiciones en cuanto a la pesca y al marisqueo tanto comercial como de recreo.  http://www.juntadeandalucia.es/organismos/agriculturapescaydesarrollorural/areas/pesca-acuicultura/recursos-pesqueros/paginas/reservas-pesca-guadalquivir.html

Patrimonio:

Corral de Pesca de “Montijo”, observable sólo en bajamar.

Los corrales de pesca son estructuras moldeadas por el ser humano, localizadas en la cercanía de la orilla. Es un arte de pesca que utiliza las subidas y bajadas del nivel del mar para mantener ciertos niveles de agua entre las rocas que lo conforman, donde los peces pueden quedar atrapados. Así poder capturarlos con relativa facilidad durante la bajamar.

Imágenes

Agenda de Medio Ambiente

RSS

+ Todos los eventos de la agenda